“La noche soñada” Máxim Huerta

Título: La noche soñada

Autor: Máxim Huerta

Nº páginas: 352

Editorial: S.L.U Espasa Libros

Sinopsis: La víspera de San Juan de 1980, el pueblo de Calabella es un hervidero de emoción. La actriz Ava Gardner inaugurará el cine del pueblo, y todos, incluida la familia Brightman, tiene el nombre de la famosa mujer en la boca, a excepción del joven Justo. Aprovechando la excitación del momento, el niño elabora un plan para cambiar su destino y el de su familia.

Crítica: Si tuviese que elegir un adjetivo que resumiera esta novela, sin duda el elegido sería “emotivo”. A lo largo de innumerables saltos, Huerta nos recuerda lo efímera que es la vida, lo frágiles que son los recuerdos bajo el peso del tiempo y lo fácil que resulta olvidarnos de vivir el momento, dejándonos llevar por la rutina sin prestar atención a los detalles de la vida.

La noche soñada no es una novela descriptiva lineal; ni mucho menos. La información va surgiendo a medida que la situación lo requiere. Quizás por eso me ha resultado una historia muy real, con personajes que te acompañan de la mano, sintiéndolos a tu lado, escuchando sus voces, saboreando la misma brisa que acaricia que les acaricia. Tras un momentáneo parpadeo, una ligera distracción, te das cuenta de que no, no estás en Calabella o en Roma con ellos, sino que estás en el mismo sitio que ocupaste hace unas horas con intención de llenar los pocos minutos vacíos de los que disponías.

Para las que hace pocos años dejamos atrás la insensible adolescencia repleta de peleas y discusiones con los progenitores, la relación maternofilial del protagonista con su madre nos emociona a lo largo de la historia, recordándonos aquello que todos hemos pensado alguna vez: una madre fue niña; es mujer. Este descubrimiento nos acerca a la figura materna del mismo modo que su papel como madre nos alejaba de ella durante nuestra cría y educación, con cada tira y afloja (por supuesto, estoy hablando de mi caso particular, madre sólo hay una).

Del mismo modo en que explora la relación entre madre e hijo, Huerta se permite imprimir entre sus líneas una luz esperanzadora, la promesa velada de que se puede ser feliz, que cualquiera que sea la situación que nos mantiene anclados a la oscuridad, habrá algo o alguien que cambie nuestro mundo para siempre, devolviéndonos la alegría infantil que nunca debimos perder. Asimismo, pone de relieve la importancia de aprovechar el tiempo y las oportunidades cuando se presentan, ya que no existe la garantía de que vuelvan a repetirse. Sin embargo, la sensación de satisfacción con esta novela no ha sido 100%, ya que (como lectora exigente -e inaguantable- que soy) me quedé con la sensación de varios cabos sueltos sin rematar (los cuales no especificaré para evitar destripamientos innecesarios). Así y todo, recomiendo esta novela sin lugar a dudas, sobre todo a aquellos lectores y lectoras que les guste la emoción impresa.

La noche soñada

Deja un comentario

Archivado bajo Contemporánea, Huerta, Maxim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s