“El imperio de las tinieblas” Christian Jacq

Título: El imperio de las tinieblas (La reina de la libertad I)

Autor: Christian Jacq

Nº páginas: 368

Editorial: Planeta

Sinopsis: En 1690 aC, Egipto ha perdido todo su esplendor. Invadidos por los hicsos, unos pocos rebeldes lucharán por conquistar su libertad, guiados por la reina Ahotep y el faraón Seqen.

Crítica: Como lectora asidua de Christian Jacq, he de admitir que me llevé una decepción. En comparación con su novela El juez de Egipto, ésta no le llega ni a la altura de los talones. Pero no por la historia en sí, ojo, que es entretenida y plasma un período de la historia de Egipto no muy famoso.

Para empezar, los errores históricos que comete son garrafales. Entiendo que para hacer una novela más entretenida, haya que maquillar un poco la realidad. ¡Pero un poco! Primero, aunque creo que es una errata, sitúan la acción cien años antes del momento en que los invadieron los hicsos. El faraón Seqenra vivió hacía la década de 1560 aC y, desde luego, no era campesino, sino hermano de Ahotep. Segundo, Senqenra se casó no sólo con ella, sino también con otras dos hermanas suyas. Por último, Afganistán (¡Afganistán!) en esa época ni existía. Pero Jacq mete a un afgano en acción como si tal cosa. Sólo de verlo me hierve la sangre, sobre todo porque se supone que el autor es egiptólogo (que viendo esta novela, empiezo a dudarlo).

Dejando a un lado mi vena historiadora (los enlaces que he puesto, aunque sean de la wikipedia, los he verificado yo misma), la novela tiene otras pegas. Por ejemplo, la forma en la que describe ciertas situaciones o incluso los personajes. No profundiza, se queda únicamente en la superficie, de forma que todo parece una puesta en escena, una obra de teatro en la que nada es real. Intentó estremecernos de horror con las acciones bárbaras que cometieron los hicsos durante su hegemonía, mutilando, esclavizando, maltratando y asesinando egipcios, pero el resultado conseguido fue irrisorio gracias a la irrealidad de la situación.

Definitivamente, no es una novela que merezca la pena, aunque si uno siente una enorme atracción por Egipto, puede resultar entretenida, al menos el primer volumen. Ya veremos qué más gazapos mete Jacq en los dos siguientes. Miedo me da.

El imperio de las tinieblas

Deja un comentario

Archivado bajo Histórica, Jacq, Christian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s