“La leyenda de Sleepy Hollow” Washington Irving

Título: La leyenda de Sleepy Hollow

Autor: Washington Irving

Nº páginas: 88

Editorial: Alba

Sinopsis: Sleepy Hollow es más que un idílico valle. En sus tierras, dicen los granjeros que habita un jinete sin cabeza, que busca desesperadamente su tumba, causando el terror entre los lugareños.

Crítica: Sin duda, muchas de las personas que conocen las palabras Sleepy Hollow, las asocian a la película de Tim Burton (1999) En el film, un flamante Johnny Depp es enviado a Sleepy Hollow a resolver unas misteriosas decapitaciones ocurridas en el tranquilo valle. Con una mezcla de oscuros secretos, violentos fantasmas y malvadas brujas, Tim Burton consiguió dar la vuelta a la historia de tal forma que nada de la trama de la película coincide con el cuento. Bueno, sí. Los nombres. Y ahí se acabaron las semejanzas. Pero no estoy escribiendo esto para criticar la película, sino el relato.

La leyenda de Sleepy Hollow fue escrita en 1820. La fecha es relevante, puesto que quien esté esperando un relato de terror actual, con sangre por todas partes, lujuriosos encuentros y violentas escenas, que se vaya olvidando. La mayor parte del relato es descripción de lugares, sensaciones, personajes… pero una descripción tan gráfica que Irving consigue llevarnos a un antiguo salón, al amor del fuego, escuchando con los ojos como platos el relato de la boca de alguien. La (poca) acción tiene lugar casi en las últimas páginas. Así y todo, es de las pocas historias que han conseguido tener dicho efecto en mí, algo para nada desdeñable. No obstante, los apasionados de relatos actuales de terror y los fans de la película, se verán altamente decepcionados.

Si van a leérselo, háganlo sin ideas preconcebidas, como si nunca hubieran escuchado las palabras Sleepy Hollow.

Sleepy Hollow

1 comentario

Archivado bajo Clásicos de la literatura, De terror, Irving, Washington

Una respuesta a ““La leyenda de Sleepy Hollow” Washington Irving

  1. La leyenda de Sleepy Hollow es un magistral ejercicio literario de estilo por parte de su autor. Desde mi punto de vista, lo mejor de este relato es precisamente eso: la riqueza del lenguaje y, como bien dices, la capacidad de crear sensaciones a través de él. Abordar su lectura supone sumergirse de lleno en el placer de leer: acoplarse en un cómodo sofá, provist@ de mantita y una humeante taza de chocolate y simplemente… disfrutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s